domingo, 17 de julio de 2011

La CG tiene familia...por parte de madre

Hoy ha sido un gran día porque he estrenado la Impala y no tengo más que buenas sensaciones.

Julián ya ha hecho una crónica y como yo no la voy a mejorar, pincha  aquí. Mis sensaciones, decía, han sido muy buenas. Moto comodísima, muy manejable, corre lo suficiente, por ciudad debe ser espectacular y además es preciosa. Lo tiene tó.

Pero antes del paseo de 20 km. con el que nos hemos homenajeado, teníamos la idea de poner en marcha la 125 L que traje de Valencia en diciembre y que desde entonces sólo había tocado para cambiarle los horribles guardabarros con que alguien la había humillado.

La moto no daba chispa, así que, tras limpiar el carburador, cambio de platinos y de bujía, ajuste de avance y voilà, ni la Coca Cola tiene tanta chispa. De todo lo anterior, mi inestimable labor fue la de cambiar la bujía y la verdad es que difícilmente puede hacerse mejor, modestia aparte.

Hasta aquí todo normal. ¿Normal?, ¡y un web!. Hemos descubierto que esta moto es sobrina de la 247 CG.  Porque no se explica de otra forma su negativa a funcionar. Tras elucubrar sobre las posibles razones, para puentear al carburador, ponemos gasolina en el cilindro directamente y ná, que para eso esta moto es de la estirpe "nomesaledeloshuevos", club presidido por la 247 ya mencionada.

Ahora viene una pregunta que puntúa para el trofeo al mejor montesista en la próxima Montesada:

Si la moto da chispa (y buena) y tiene gasolina, ¿por qué (palabro que se prefiera) no arranca esta hija de padre desconocido?, ni siquiera hace el amago.

Por dar pistas, decir que cuando la probé al comprarla, iba muy bien, daba buena luz. Al día siguiente, la arranqué, aceleré y se paró. Pensé que era porque estaba seca pero hoy, seis meses y medio después, he comprobado que no es eso.

A ver Fernando, razones objetivas, por favor ;-)

Bueno, después del desahogo y del reto lanzado, unas fotos de las Impalas, abuela y nieta, dos décadas las separan.


Sólo puedo añadir, ¡que maques!.


Las motos en el remolque. Obsérvese el detalle del freno de la Impala accionado con cámara vieja. Truco aprendido de Jaume. De esas cosas simples pero que son más que útiles.




247 CG y Enduro 125 HP. espero que la familia acabe aquí.

Edito porque olvidé mencionar la estruendosa compañía del bulldog más montesista que mora el planeta:

Aquí está, custodiando el taller, junto al delantal oficial y el depósito de la CG. Foto tomada hace tiempo. Hoy no le he hecho ninguna por estaba escondida en algún lugar de La Mancha tras oír el ruido del compresor. Muy valiente no es, cierto.

lunes, 11 de julio de 2011

Ha merecido la pena

Como los baúles de la Piquer, pero ha merecido la pena.

Gracias a Alex por su formalidad, a Xavi por su amabilidad y a Jaume... pues eso, que no hay un Domínguez (*) malo .

Con esta vista en el espejo, todo camino se hace corto:


Estoy cansado. Mañana intentaré hacer fotos y si puedo, un vídeo. Aviso, si no se escucha en un Bang&Olufsen, es muy probable que se pierdan matices.

(*) El compañero de Amedo es la excepción que confirma la regla.

Edito:

Lo prometido es deuda.

Fotos:
















Mes bonica que els pesetes, que diría mi suegra (valenciana)

















¿Llevaba emblema en el guardabarros trasero?. Sé que la Impala "1" sí.

















Falta la cerradura de la caja de herramientas. Me llegará en breve, espero.


















El escape no es el original pero sí uno que se solía poner a esta moto.

















No se ve bien, pero ITV hasta julio 2013

















 Faro y cuentakilómetros nuevos de trinca


















Esto es lo que peor tiene. Depósito para pintar. Jaume me dijo un sitio en Barcelona que lo hace muy bien. En octubre probablemente la lleve, aprovechando la Montesada a ver si está para Cabrianes.

El tapón es de llave. Buscaré uno original aunque pensando en los hijos de satanás que pueblan las calles de Madrid, igual es mejor el de llave. Supongo que acabaré cediendo a la estética.
















Por último, la matrícula. Tiene varias connotaciones que hacen de esta moto la ideal para servidor. Es santanderina, como el 50% de su actual dueño. Los números corresponden a un año muy especial para mí y además también es el de fabricación de la moto. Además, vivo en Madrid con lo que las dos ciudades están presentes en la matrícula. Y a más a más, tiene la dirección y el teléfono de Chamorro, lo que le da un glamour impalero ideal. Espero que no tenga la querencia por el asfalto del susodicho.

Perfecta de cabo a rabo, dicho sea sin alusiones a ningún seguidor del blog, por supuesto :-)))



El vídeo:

video


Si no lo escuchas bien, ya sabes, Bang & Olufsen.

El dedazo del final del vídeo es una licencia creativa del realizador, no una merdé fruto de la torpeza :-)