lunes, 16 de agosto de 2010

Dos cotas y un destino

Las protagonistas de esta película son la 172 y la 330. Mientras una, la segunda, no me ha dado más que satisfacciones, con las excepciones que legitiman a toda regla, la primera ha sido fuente de todo lo contrario. Lo que no sabría decir es cuál es Newman y cuál Redford. La historia es que recientemente los papeles se han invertido.

Hace un par de domingos, aprovechando que estaba por aquí mi sobrino, llamé a Nacho247 (cuyo blog recomiendo para el que quiera aprender mecánica montesista: http://nacho247.blogspot.com/) que era el custodio de la 330 desde mayo (y sin una queja, el bendito) para quedar a montar y de paso liberarle un poco de espacio en el garaje, que ya tocaba. Pues la muy hija de Bultó decidió que no daba chispa y eso para un enganchado a la Coca Cola como yo es algo intolerable. El cabreo que me llevé con la moto fue considerable y de mi boca salieron ofertas de venta al por mayor de hierros. El mosqueo no era tanto por no haber podido montar ya que, para bien o para mal, es algo que está pasando a ser totalmente prescindible sino por ser la tercera vez que me llevo al bueno de Álvaro y se queda sin montar porque la moto se negaba a arrancar (antes la que le dejaba colgado era la 172). En cambio la BSA, de 1963, y sin tocarse desde diciembre, arrancó a la segunda patada. Toma Imperio decadente. Me llevé la 330 a casa a pesar de la insistencia de Nacho247 para que se la volviera a llevar. Me negué porque él no tenía ninguna culpa, al contrario.

Pero pocos días después, el bueno de Nacho me llama para decirme que de su casa no podía salir ninguna moto que no estuviera en perfecto estado de revista y casi me exigía que la devolviera a corrales para arreglar esos platinos o lo que fuera que pasase. Al final accedí a dársela con la excusa de volver a montar, esta vez sí.

Casualmente, y de ahí lo del destino, hace tres días contacté con un amigo al que no veía desde 1982 ya que se fue a vivir a Venezuela. Un tipo magnífico que ha vuelto a España huyendo de Chávez y su paraíso bolivariano. Recuerdo su 348 y cómo era capaz de hacerse una interminable recta en caballito sentado y en sexta, a una velocidad considerable. El caso, que siempre me acabo enrollando, es que le digo que se venga y por eso llevo la 172, avisándole de que no sabía si iba a funcionar más de cinco minutos.

Lo de este hombre es de juzgado de guardia. Veintinueve años sin llevar una moto de campo, ya no digo de trial, y el muy (póngase lo que se quiera) va y la maneja como si no se hubiera bajado de ella en las últimas tres décadas. Qué caballitos, cómo gira y qué poca vergüenza humillándome en público haciendo las mismas zonas que yo, pero mejor. Si es que el que nace lechón se muere cochino.

La preciosa 172 funcionó a la perfección, al menos en lo que a la electricidad se refiere, que era de lo que adolecía hasta ayer. Sí bien es cierto que se aceleraba algo, probablemente porque le entra aire por la tobera de admisión, según Nacho. A ver si va a ser eso lo que le pasa y no tiene que ver con la electricidad.

Para terminar y como no hay dos sin tres, hay una tercera Cota que me tiene frito porque no hay forma de saber qué le pasa. La preciosa y, por ahora, puñetera 247 Tambores Grandes (tambores de guerra, si sigue en ese plan). Hoy he hablado con el mecánico y res de res de momento. Veremos en septiembre, igual resurge cual 172, de la que pongo un vídeo de lo que hacía ayer sin un mal gesto


video



Por cierto, por fín estrené el casco y los pantalones Montesa que unos generosos Reyes Magos me dejaron en casa este año, hace siete meses ya.

Mañana salgo para Levante así que hasta septiembre se cierra la botigueta, que dice mi suegra, valenciana ella.

Saludos y hasta pronto.

miércoles, 11 de agosto de 2010

L'Aquila Negra

He redescubierto esta preciosa canción gracias a mi señora que, además de llamarse igual que la compositora, goza de un buen gusto extraordinario :-)

La canción fue compuesta por Barbara (Mónica Andrée Serf), una especia de Cecilia francesa, allá por el 63 (año de magnífica cosecha, por otra parte).













Lo que me motiva a escribir sobre esta canción son dos cosas: lo magnífica que es y lo bien versionada que está por María del Mar Bonet.

Curiosamente, sólo existe la versión en catalán y la verdad es que diría que incluso mejora al original que, lógicamente, es en francés.

Al final tenéis la letra.

Que la disfrutéis:



La letra:

L'àguila negra

Un bon dia, o potser una nit,
prop del mar jo m'havia adormit
quan, de cop, el cel s'omple de llum
i un ocell negre surt sense venir d'enlloc.

Lentament, les ales bategant,
lentament, ell anava girant.
Prop de mi, el batec s'acabà
i, com caigut del cel, l'ocell es va aturar.

Els ulls eren de color robí
i les plomes de color de nit.
I al seu front, mil raigs de to suau,
l'ocell, rei coronat, portava un diamant blau.

Amb el bec la cara em va tocar,
el seu coll em vaig trobar a la mà.
Fou llavors que jo vaig saber qui,
imatge del passat, volia tornar amb mi.

Bon ocell, porta'm amb tu al país
d'altres temps, sigues el meu amic.
Com abans, en somnis clars d'infant,
estels i més estels collirem tremolant.

Com abans, en somnis clars d'infant,
com abans, damunt d'un núvol blanc,
com abans, tu i jo el sol encendrem
i a l'illa del record la pluja llançarem...

L'ocell negre tombà els ulls al sol,
cap al cel tot d'una emprengué el vol.

lunes, 9 de agosto de 2010

Libro de la Cota 172

Como soy incapaz de mandarlo por correo, lo subo aquí y a disfrutar de él.

Saludos

http://www.mediafire.com/?atcd37d62a67nr6

miércoles, 4 de agosto de 2010

Música Indie

El concepto "indie" existe desde hace cerca de un siglo y no es más que la reacción natural que surge cuando se quiere controlar el talento, la creatividad, la libertad al fin. Por cierto, "indie" viene de independiente.

El intento de dominar un sector, en este caso el musical, no hace sino precipitar el desarrollo de lo que se quiere evitar. Así, facilitó el nacimiento de radios piratas cuyo exponente más conocido es "radio encubierta", emisora pirata que emitía desde un barco el rock que se censuraba en las radios "legales" en la Inglaterra de los años 60 (¿sólo había censura en España?) y que llegó a tener a más de la mitad de los ingleses (y de las inglesas, tranquila Bibiana) sintonizados. Hay una película que lo cuenta (The Boat That Rocked, 2009, de Richard Curtis).

Aunque "indie" es un concepto utilizado para definir música nueva, en realidad no es más que la que se hace uno mismo, sin grandes medios detrás. Música de garaje es como yo la definiría. No importa el tipo de música ni el género. Desde hace unos años cuallquiera puede montarse su estudio en casa. Apple tiene un software que se llama "Garage Band".

Ahora unas pocas canciones de otros tantos grupos, todos ellos relativamente jóvenes.

Me gustan sin más, creo que son suficientemente buenas como para no necesitar recuerdos ni nostalgias para estar en una de mis listas de reproducción:

Hard Fi: Television (2007) del disco "Once Upon A Time In The West".

Grupo inglés, con canciones mejores que ésta pero es la que elijo por la letra y porque es tan pegadiza que cada vez que la escucho no se me quita de la cabeza hasta el día siguiente. Además, a Alejandra le encanta.


The Magic Numbers: Undecided (2006) del disco Those The Brokes.

Otro grupo inglés, formado por dos parejas de hermanos con tendencia a acumular materia adiposa. Talento y buen gusto también. Magníficos instrumentistas, además.


The Thrills: You Can't Fool Your Friends With Limousines (2004) del disco Let´s Bottle Bohemia.

Irlandeses, con pocas ganas de trabajar o con las musas en huelga, porque sólo tiienen tres discos y talento no les falta. La voz del cantante, Conor Deasy, muy personal. No he encontrado un video con imágenes.


The Feeling: I Love It When You Call (2006) de su disco de debut, Twelve Stops And Home

Grupo inglés del mismo Londres. De hecho, el título del disco hace referencia las doce paradas que hace el metro entre Picadilly y la casa donde creció el líder del grupo, Dan Gillespie, en Bounds Green. No se puede enmarcar exactamente en el entorno indie pero tampoco es una herejía hacerlo. Están ahí, que se diría ahora. El disco es fantástico, tiene varias canciones realmente buenas, como Never Be Lonely o Sewn.



Hay muchas más. De momento y por no ser pesado (más pesado, quiero decir), lo dejo aquí.