viernes, 31 de diciembre de 2010

Growing pains (2ª de 2 :-) )

Hola de nuevo.

Tal y como esperaba, antes de acabar el año puedo redondear dos asuntos: la entrada anterior y la recuperación de mi memoria histórica particular.

Resulta que en mi juventud tuve la inmensa suerte de poseer y disfrutar de una Scorpion 50 R, una Cota 172 y una Enduro 125 L. Por desgracia, muchas veces la conjunción de juventud y estupidez hace que no conserves lo que merece la pena (entre ellas un 600 cántabro al que echo mucho de menos, idiota de mí).

El caso es que, en su día, me propuse recuperar las motos que un día tuve y por fin he cumplido con mi promesa. Eso sí, con el requisito de que cuenten con todas las bendiciones en forma de documentación e ITV.

Scorpion: la compré allá por 2005 a un chaval que me deprimió cuando me dijo que era la moto de su abuelo y que se la había regalado tras dejarse un buen dinero en repararla pero que no le interesaba porque no andaba, era un hierro y prefería un scooter. El hombre ya había fallecido y por un lado me alegré de que no viera esa escena porque si a mí me apenó, imagino que a él más.

Hela aquí con su actual propietaria. Parece un "back to the future" treinta y seis años después. Ojalá mi nieto/a se haga la misma foto:



172: la compré en 2006 y, tras tres años dando por ahí con el encendido, Julián consiguió que funcionara.

Una foto de la original con mi hermana sobre ella:


Una foto de la 172 actual (es de una serie anterior, sin adhesivo en el depósito). Me parece preciosa:




Y aquí un video de servidor con la actual intentando hacer algo parecido a trial:


video

Enduro 125 L: Por fin, el pasado día 23 me hice con ella. Ha sido casi como saldar una deuda pendiente con mi propia estupidez y devolver las cosas a su orden natural. El feliz acontecimiento ha tenido lugar en Valencia.

Una foto de la hija pródiga. Observaréis que hay otra aparentemente igual pero no, se trata de una 75 L de un amigo que me he traído para intentar ponerla en marcha tras muchos años oxidándose en Sagunto:



Los guardabarros han sido víctimas de un crimen de lesa humanidad ya que, después de ser rotos por un frustrado caballito meses atrás, se le puso un engendro infame en el trasero y del delantero mejor no opino por si lee ésto el hijo de algunos de los lectores del blog.

Unas pocas fotos más:

Frontal

Izquierda:


Derecha (aquí con los guardabarros originales antes de romperse y con un desagradable adhesivo en la placa portanúmeros lateral que ya le he quitado, claro está):


Motor:

Como un niño con zapatos nuevos, así estoy yo (que diría Sabina).

Por cierto, si alguien sabe cómo conseguir un Bing 84 de 26 para la Enduro 75 L que sufrió la amputación del suyo hace tiempo a manos de unos ladrones, agradecería la información.

El final de 2010 ha tenido su punto.

Feliz año a todos.

4 comentarios:

  1. Hola Jose,
    Me alegro mucho de que por fin hayas conseguido juntar de nuevo a tus queridas montesas de juventud.
    Que las disfrutes mucho tu y en el futuro tus nietos.
    Un abrazo y Feliz 2011.

    ResponderEliminar
  2. Igualmente, Jaume. Muchas gracias.

    Ha sido un gustazo cerrar el círculo. El siguiente paso será hacer que mi hija valore lo que tiene y no como el pobre chaval de la Scorpion al que se la compré (o como yo en su día, para qué negarlo).

    ResponderEliminar
  3. Un Bing de 26 se encuentra nuevo con cierta facilidad, y a precios contenidos. Otra cosa es el juego de chiclés que lleven, que eso no sé si es tan simple cambiarlo.

    Y los guardabarros serán un problema. Sobre todo, el delantero.

    Feliz entrada de año, amigo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Julián. Los guardabarros creo que los tiene Vidal y no muy caros. Feliz resto del año, que la entrada ya es irreversible.

    ResponderEliminar

Creo que sólo caben 330 caracteres. ¿Podría ser otra cifra?. No sé cómo ampliar la capacidad. Si algún día lo descubro, lo haré, lo prometo.